Inicio > Enseñanzas > LA FUENTE PRINCIPAL: SATANÁS

LA FUENTE PRINCIPAL: SATANÁS

diablo susurrandoEn última instancia, como escribe el finado Donald Grey Barnhouse, Satanás es la fuente principal del terrible problema de pecado que tiene el hombre. Barnhouse habla acerca de la estrategia de seducción del diablo con el pecado, y dice que «él es el autor de la confusión y las mentiras» y que «ha hecho uno de sus mejores papeles de engaño al crear la perplejidad, incluso entre muchos cristianos, respecto a sus métodos de ataque». Luego añade: «[Estos] son triples. No sabemos cuál fue el primer estudioso de la Palabra de Dios que acuñó la expresión “el mundo, la carne y el demonio”. El uso más antiguo de esta división triple del terreno de ataque se encuentra en el Libro de oración común, en un ruego por un niño: “Concédele poder y fortaleza”, dice la misma, “para obtener la victoria y triunfar sobre el diablo, el mundo y la carne”».

C. Fred Dickason expresa eso mismo: «La utilización demoníaca de la carne y el mundo es obvia. Satanás gobierna el sistema mundial e influye en la carne, el agarradero que tiene en el corazón del hombre, para lograr sus rebeldes y destructivos propósitos».

D. Martyn Lloyd-Jones, por su parte, escribió un asombroso estudio en siete volúmenes sobre la Epístola de Pablo a los Efesios, en cuyo primer tomo comenta acerca del énfasis en el poder que se hace en Efesios 1.19, y pregunta:

«¿Por qué es esencial este poder?»

Su respuesta es: «A causa del poder que tienen las fuerzas que se nos oponen resueltamente». Y continúa con una larga disertación sobre la energía demoníaca del pecado (término mío) liberada contra nosotros directamente por Satanás y sus demonios, así como indirectamente a través del mundo y la carne.

Acerca del mundo dice: «Nada hay más peligroso para el alma, a causa de su sutileza, que la mundanalidad con que nos topamos a cada paso[ … ] con toda seguridad la mayor lucha que la iglesia cristiana tiene que librar en la actualidad[ … ] Pero no sólo hemos de pelear con el mundo, sino también con la carne». Y después enumera algunos de los pecados de la carne para comentar luego: «A continuación tenemos al diablo. A veces pienso que la causa de no comprender la grandeza del poder de Dios en nosotros es debido a que jamás hemos entendido el poder que tiene el diablo. ¡Qué poco hablamos de él! Y sin embargo, en el Nuevo Testamento se hace hincapié constante en sus actividades[ … ] el poder del diablo se presenta con terrible claridad en la historia de Adán y Eva. Ambos son perfectos. El hombre fue hecho a la imagen y semejanza de Dios[ … ] Estaba en el paraíso, un entorno perfecto. Jamás había pecado, ni había nada dentro de él que lo arrastrara hacia abajo: ni lujuria, ni corrupción[ … ] Y sin embargo cayó; y ello debido al poder y a la sutileza del diablo». Lloyd-Jones declara entonces que «nada puede capacitarnos para resistir a las artimañas del diablo» sino el poder de Dios.

Al concluir este capítulo acerca de la guerra multidimensional del creyente contra el pecado, vuelvo a referirme al excelente libro de Ray Stedman sobre la guerra espiritual. Su primer capítulo se titula «Las fuerzas a las que nos enfrentamos», y en él, Stedman, después de repasar Efesios 6.10-13 dice que está claro que la opinión de Pablo en cuanto a «las características fundamentales de la vida, puede resumirse en una palabra: luchas. La vida, prosigue, es un conflicto, un combate, una lucha continua». Luego expresa que esto es confirmado por la experiencia. «Quisiéramos pensar que vivimos en un mundo ideal, donde todo va bien y podemos pasar nuestros días en disfrute y relajación. El apóstol Pablo no trata de esa clase de vida. La aborda como realmente es ahora y la califica de lucha, conflicto y batalla contra fuerzas antagonistas».

Stedman inquiere acerca del origen verdadero de esta vida de batalla y lo identifica como demoníaco (Efesios 6.12). Reconociendo la forma tradicional cristiana de entender la fuente del mal como la carne, el mundo y el diablo, Ray Stedman hace una interesante observación acerca de la relación que existe entre los tres: «A menudo oímos que “los enemigos del cristiano son el mundo, la carne y el diablo”, como si se tratase de tres enemigos igualmente poderosos. Sin embargo, los enemigos no son tres, sino uno solo: el diablo, como Pablo expresa en Efesios 6; aunque sus canales indirectos para acercarse a los hombres sean el mundo y la carne».

Para algunas personas esto puede parecer una exageración, pero … ¿lo es de veras? El autor admite el papel que desempeñan tanto la carne como el mundo en nuestra batalla contra el pecado, sin embargo también afirma que el único verdadero enemigo es el diablo y que éste utiliza tanto lo uno como lo otro.

Lo que digo es perfectamente coherente con el origen cósmico del pecado en sí y el origen satánico del pecado humano (Génesis 3.1s), así como con la guerra diaria que el creyente tiene que librar contra el pecado (1 Corintios 7.5; 1 Tesalonicenses 3.5).

Neil Anderson dice algo parecido cuando escribe que «Satanás está en el centro de todo pecado (1 Juan 3.8). Engaña a las personas para que crean una mentira y les aconseja que se rebelen contra Dios».

Naturalmente, eso es lo que suele hacer a través de la carne y del mundo. Con esta premisa, consideremos por separado cada dimensión del pecado reconociendo al mismo tiempo la interrelación existente entre ellas. Comenzaremos con la guerra que libra el creyente con la carne. [1]


[1]Murphy, Dr. Ed, Manual de Guerra Espiritual, (Nashville, TN: Editorial Caribe Inc.) 2000, © 1994.

Anuncios
Categorías:Enseñanzas
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: