Inicio > General > Sobre la demonización de los cristianos (2da Parte)

Sobre la demonización de los cristianos (2da Parte)

Una lista de posibles ejemplos

1. Primero tenemos el caso del rey Saúl (1 Samuel 9–31). Saúl era un creyente verdadero del Antiguo Testamento que, como ya hemos visto, fue lleno del Espíritu Santo en más de una ocasión (véase el capítulo 35); sin embargo tres veces un espíritu malo entró en su vida, produciéndole al manifestarse dramáticos cambios de personalidad.

2. Luego está el ejemplo de la rebelde nación de Israel. Es absolutamente posible que la mayoría de los judíos adultos que se habían entregado a una adoración desenfrenada de los ídolos y los espíritus estuvieran demonizados cuando Dios los envió al cautiverio. Los profetas describen con chocante detalle su rendición completa al mundo espiritual.

 

El pueblo de Israel unió el culto a Baal con la adoración a Jehová (Oseas 2.13, 17) y el resultado de ello fue un deplorable sincretismo que pronto los condujo a desechar la ley de su Dios, siendo la nación desechada a su vez por el Señor (Oseas 4.1–10). Israel quedó así atrapada por el diablo, llegando a estar tan demonizada como los adoradores de Baal a quienes se habían juntado (Oseas 9.1, 7–10, 15–10.2 con 1 Corintios 5.12; 1 Timoteo 3.6, 7; 2 Timoteo 2.26).

 

3. En el Nuevo Testamento tenemos ejemplos gráficos de judíos, asistentes habituales a la sinagoga, que estaban gravemente demonizados (Marcos 1.21–28; 39).

 

4. Luego está el caso de la hija de Abraham (Lucas 13.10–17; véanse Juan 8.33–35; Gálatas 3.29). Esta era una verdadera creyente judía (v.16), pero su enfermedad estaba causada por un espíritu malo (v. 11) del que Jesús la liberó (v. 12).

 

5. El caso de la familia demonizada de la iglesia, Ananías y Safira (Hechos 5.1–10), que examinamos con anterioridad. Eran creyentes, sin embargo, Satanás había llenado el corazón de Ananías (v. 3). «Llenar» es controlar, la misma expresión que se utiliza para la plenitud del Espíritu Santo, ¡ciertamente un lenguaje muy fuerte!

 

¿Cómo se aplica en estos casos la promesa de 1 Juan 5.18, según la cual el maligno no toca a los creyentes? El significado evidente de las palabras de Juan aquí, dice William Vine, es que Satanás no puede «atacar [al creyente] para cortar la unión vital entre Cristo y el creyente». Sin embargo, interpretar el verbo «tocar» en el sentido de que Satanás no puede afligir a un creyente es contradecir toda la Escritura. Si los creyentes dan lugar al diablo (Efesios 4.27), enseña el Nuevo Testamento (1 Timoteo 3.6, 7; 5.15; 2 Timoteo 2.26), puede esclavizarlos a sí mismo e incluso destruir su vida física (1 Corintios 5.5; 11.30, 31; 1 Timoteo 1.20).

 

Dios puede utilizar el toque de Satanás contra los creyentes que pecan para humillarlos, e incluso en ciertos casos el Señor permite que el diablo quite la vida a cristianos piadosos, obedientes y fieles (Apocalipsis 2.10; 12.17; 13.7).

 

Las advertencias del Nuevo Testamento en cuanto a que los cristianos pueden llegar a estar atados o controlados (en forma parcial) por Satanás son muy claras. Pablo previene contra la potencial demonización de obispos, ancianos y pastores (1 Timoteo 3.6, 7), maestros de la Biblia, predicadores y profetas (2 Corintios 11.3, 4, 13–15; 1 Timoteo 1.19, 20 con 2 Timoteo 2.14–26; 1 Timoteo 4.1s; 1 Juan 4.1–4). Está también el enigma de las «diaconisas» influidas por demonios (1 Timoteo 5.9–15) y el peligro de los dirigentes cristianos con talento y de los hacedores de milagros demonizados (1 Juan 4.1–4 con Mateo 7.13–29; 2 Tesalonicenses 2.1–17; Apocalipsis 13).

 

En Santiago 3.9–15 se habla de creyentes demonizados resentidos, envidiosos, egoístas, ambiciosos, altivos, mentirosos y maldicientes. También se nos previene contra las posibilidades de que los cristianos reciban otro espíritu (2 Corintios 11.3, 4).

Por último tenemos advertencias acerca de que los creyentes pueden entregar un área de sus vidas a la ocupación de Satanás a conciencia o por descuido (Efesios 4.27) «Ni deis lugar al diablo», dice Pablo. La palabra «lugar», tópos, es de la que se deriva topografía. Vine dice que «se utiliza para indicar una región o localidad[ … ] de un lugar que ocupa alguien o algo». «De las ochenta y cuatro veces que aparece en la Escritura jamás significa ocasión[ … ] indica un área de ocupación».

Sobre la demonización de los cristianos (1ra Parte)
Sobre la demonización de los cristianos (3ra Parte)

Anuncios
Categorías:General
  1. 6 diciembre 2014 en 5:32 PM

    He leido S. Lucas 13:10-17, y dice que la mujer tenía “espíritu de enfermedad”, no dice demonio. Enfermedad todo ser humano, tiene, incluso durante la conversión. Trato de entender su artículo, porque es importante.
    En Romanos 7:15-24, el Apóstol Pablo dice:
    “Porque lo que hago, no lo entiendo; pues no hago lo que quiero, sino lo que aborrezco, eso hago. Y si lo que no quiero, esto hago, apruebo que la ley es buena. De manera que ya no soy yo quien hace aquello, sino el pecado que mora en mí. Y yo sé que en mí, esto es, en mi carne, no mora el bien; porque el querer el bien está en mí, pero no el hacerlo. Porque no hago el bien que quiero, sino el mal que no quiero, eso hago. Y si hago lo que no quiero, ya no lo hago yo, sino el pecado que mora en mí. Así que, queriendo yo hacer el bien, hallo esta ley: que el mal está en mí. Porque según el hombre interior, me deleito en la ley de Dios; pero veo otra ley en mis miembros, que se rebela contra la ley de mi mente, y que me lleva cautivo a la ley del pecado que está en mis miembros. ¡Miserable de mí!¿Quién me librará de este cuerpo de muerte?”
    No dice que tuviese demonios o que le entrasen, sino que la carne de pecado es la que le hace hacer lo que no quiere, que creo que es la lucha de todo ser humano que está dentro del proceso de restauración que el Señor hace en ellos, para ser hechos de nuevo a Su imagen y semejanza, siendo conscientes de nuestra cooperación que es obediencia al Señor cuando de Su Santo Espíritu recibimos La Palabra en nuestro espíritu y llega al alma en donde está la voluntad nuestra debe ser entregada a lo que el Espíritu Santo nos indica(esta vez es nacer de nuevo, no como le sucedió a Adán que no fue consciente hasta que el Señor le sopló en la nariz aliento de vida y empezó a ser consciente en ese momento).
    Entonces si faltamos, tropezamos, y pecamos, es porque entran demonios a utilizarnos, o porque la ley del pecado está en nosotros desde la caida, y la recibimos geneticamente…?
    Y será la ley del pecado lo que día a día debemos derrotar en nuestro ser, obedeciendo a Dios por amor, el amor que Él pone en nuestro nuevo corazón íntegro y el espíritu nuevo, como nos dice en en La Biblia.
    De esta manera Satanás y sus ángeles caidos, serán inutiles en nuestra vida, no podrán utilizarnos. Cierto es que entran espíritus en las personas, porque en el NT, el Señor Jesús “echaba a los espíritus inmundos”, como en el caso de el gadareno, que mando los demonios a los puercos y cayeron por el precipicio”.
    Entonces creo que puede suceder que al no obedecer abrimos grietas y fisuras por donde los demonios pueden entrar, pero al ser perdonados por el Señor y limpios por su sangre, éstos se van.
    Si el Espíritu Santo puede vivir en nosotros, aún siendo pecadores pienso que sí, y or esto está con nosotros, para “transformarnos de gloria en gloria”, que entiendo que es cada momento en que nos lleva a arrepentimiento, reconocemos el pecado, y con sinceridad de corazón le pedimos perdón a Dios, e igualmente cuando no entramos “al trapo” con el enemigo, obedeciendo a Dios, Satanás queda apartado de nosotros, y de este modo si se actúa así de continuo, llegará el momento en que el enemigo no tenga por donde entrar a través de sus ayudantes.
    Es una cuestión que hay que estudiar y entender, que Dios nos de luz y comprensión con la gracia del Espíritu Santo para entender y asimilar.
    Un abrazo.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: